martes, 25 de abril de 2017

Enciclopedia de la Magia

Serie TSR AD&D 2nd Edition Core Products - Miscellaneous
Referencia TSR: 9293 The Magic Encyclopedia (Volume One), 9421 The Magic Encyclopedia (Volume Two)
Año de publicación TSR: 1992, 1993

Referencia Ediciones Zinco: 119
Año de publicación Ediciones Zinco: 1996

Ver índice completo de reseñas






Podría empezar esta reseña diciendo que estamos ante el suplemento probablemente más extraño de todo el catálogo de TSR para AD&D 2ª Edición, pero no me quiero andar con eufemismos.  Enciclopedia de la Magia es casi con total seguridad el peor suplemento de AD&D 2ª Ed. jamás publicado o, al menos, el más inútil de su clase —y eso que el vastísimo catálogo de TSR tiene detrás una dilatada historia que mezcla productos increíbles con otros bastante más mundanos, por no decir otra cosa.

Para más inri, Enciclopedia de la Magia fue traducido al castellano por Ediciones Zinco, en uno de sus últimos estertores como empresa activa de juegos de rol. El hecho de haber salido publicado en España acrecienta más si cabe la absurdidad que supone tener este suplemento en la biblioteca de uno, por los motivos que explico a continuación.


La edición en castellano de Zinco tiene la particularidad de que combina en un único tomo los dos volúmenes que aparecieron originalmente en inglés, uno en 1992 y otro en 1993. Zinco ya había hecho lo mismo con otros productos, como el Compendio de Monstruos IV de Reinos Olvidados y el Compendio de Monstruos V de Ravenloft. El calendario de Ediciones Zinco —que no tenía más remedio que ir a remolque con respecto al ritmo de publicación de la editorial madre— permitió que pudiesen salir al mercado en español versiones corregidas y compendiosas de los originales estadounidenses. 

Enciclopedia de la Magia es un manual tamaño letter de 154 páginas en blanco y negro editadas en el magnífico e inconfundible papel austral. El suplemento se presenta en rústica con portada a color, la cual muestra el recorte de una conocida ilustración de Clyde Cadwell —bautizada como Crystal Visionsen la que una hechicera observa a través de una bola de cristal en lo que parece ser su propio sanctasanctórum. Curiosamente, hace poco hemos podido ver esta ilustración, más de 20 años después, en un módulo de Dungeon Crawl Classics: The Curse of the Kingspire.


Los autores del suplemento son Connie y Dale "Slade" Henson. Dale es un diseñador que colaboró en varios compendios de monstruos y otros productos de carácter recopilatorio, como Book of Crypts o Book of Artifacts; así como en franquicias menores (podríamos decir «de segunda fila») de TSR como Buck Rogers XXVc, Gamma World o los escenarios Lankhmar, Spelljammer y Arcane Age de Reinos Olvidados. En el caso que nos ocupa, estamos ante un trabajo de los del primer tipo, ya que Enciclopedia de la magia es esencialmente una recopilación; un gran índice; un largo listado. Debido a su naturaleza, el suplemento incluye en sus créditos a más de un centenar de contribuyentes.  

Tal y como su título desvela sin rubor, Enciclopedia de la Magia presenta una única y extensísima lista de más de 5.000 Objetos mágicos, categorizados por tipos y ordenados alfabéticamente. El trabajo de recopilación que implica este suplemento es brutal: abarca el periodo que va desde 1974 —fecha de publicación del primer D&D— hasta el 31 de diciembre de 1992 —fecha inmediatamente anterior a la salida de The Magic Encyclopedia (Volume Two)— , e incluye Objetos de todos los productos oficiales de TSR (exceptuando novelas pero incluyendo hasta calendarios y cómics).


Por ende, vamos a encontrar Objetos que aparecieron en cualquier producto de Dungeons & Dragons; desde OD&D hasta Spelljammer pasando por Dragonlance, Ravenloft, Dark Sun, Lankhmar, Reinos Olvidados, Kara-Tur, Al-Qadim, Greyhawk, Mystara o cualquier módulo o suplemento de AD&D 1ª y 2ª Edición, D&D Basic, D&D Classic, DragonQuest, Conan, Red Sonja, Indiana Jones, Buck Rogers XXVc, Gamma World, Boot Hill, Marvel Superheroes, Star Frontiers, Gangbusters, SnarfQuest, Gammarauders, Elixir, Fantasy Forest, Top Secret, Polyhedron Magazine, Dragon Magazine o Dungeon Magazine (entre otros).

Aunque esto pueda parecer perfecto, hay un pequeño gran detalle que echa por tierra todo el potencial de Enciclopedia de la Magia: los Objetos mágicos no aparecen descritos en el suplemento, teniendo que acudir el lector a la fuente original para consultar las estadísticas y efectos de cada Objeto específico. Tan sólo se incluyen descripciones de la categoría de los Objetos (por ejemplo, se describe qué es un Amuleto, pero no se detalla en qué consiste un Amuleto de muerte dramática por petrificación, un Amuleto de caza o un Amuleto órquico) junto a una pequeña ilustración general.


Esta carencia obliga al lector a tener que depender de otros manuales y suplementos para poder utilizar éste y, peor aún, obliga a tener una biblioteca nutrida y tremendamente especializada, ya que muchos de los Objetos listados andan perdidos en páginas de números de revistas o juegos de escaso éxito en su día y que hoy resultan prácticamente imposibles de conseguir. El colmo de los despropósitos consiste en Enciclopedia de la Magia haya sido publicado en castellano, teniendo en cuenta que ni siquiera un 1% de todo el catálogo de TSR había visto la luz en nuestro idioma. Desconozco qué motivos llevarían a Ediciones Zinco a decidirse a traducir este suplemento, pero desde luego parece un esfuerzo bastante inútil siendo que el grueso de los aficionados se maneja exclusivamente en español, y más si hablamos de aquella época. Dentro del catálogo de AD&D 2ª Edición, existían decenas de apuestas más interesantes esperando ser traducidas.

Cada entrada de los listados de Objetos mágicos incluye, además de la referencia a su fuente original (presentada en el formato de codificación estándar de TSR), el número de Puntos de Experiencia del Objeto (para aquellos reglamentos que, como AD&D 2ª Ed. premian la creación de nuevos Objetos) y su valor en monedas de oro. El libro contiene una completa descripción de una tienda de Objetos mágicos, Chemcheaux —un comercio sito en Farallón de los Cuervos y regido por Prismal el Extravagante—, y una tabla final para generar aleatoriamente un tesoro, pero estas adiciones no logran ni por asomo levantar el pobre nivel general del suplemento. Enciclopedia de la Magia es, ante todo, un índice para coleccionistas, no un manual de propósito utilitario.


No me cabe ninguna duda de que a día de hoy este suplemento jamás vería la luz, y su contenido se destinaría a un PDF —probablemente gratuito— o a una web/app con una buena Base de Datos donde poder consultar más cómodamente. Para mí, Enciclopedia de la Magia ejemplifica la faceta que menos me atrae de TSR, la del coleccionista; la pesadilla de suplementos y productos, las líneas sin fin, las franquicias interminables. Tanto es así que, en 1996, durante varias semanas dudé si comprar o no este libro, siendo que cada vez que pasaba por la librería solía hacerme con todo lo que contuviese el logotipo de Dungeons & Dragons en su portada. Finalmente lo hice, y debo reconocer que tan sólo lo utilicé un par de veces para buscar inspiración a la hora de crear mis propios Objetos mágicos. Debido a la gran cantidad de Objetos listados, y a lo variopinto de sus fuentes, hay cosas realmente curiosas y extravagantes (algunas más propias del juego Paranoia) que pueden despertar una chispa o al menos arrancar una sonrisa, como por ejemplo la Esponja siempre empapada, el gólem en forma de esposa de oro y plata, el Gargantoide transformador (una especie de Mazinger-Z), el Hula-hoop de los patinadores sobre ruedas, el Ketchup de lentitud, el Engañaguardabosques, el Servicio de entrega exprés (ríete tú de los drones modernos) o el Simulacro de refrescos de Ardraken (un gran cajón rojo, blanco y azul con unas runas grabadas donde se lee "Cola", capaz de producir un elixir oscuro y dulce).

El devenir de la línea de AD&D 2ª Ed. parece dar algo de crédito a mis apreciaciones: tan sólo un año después, en 1994, TSR publicó Encyclopedia Magica, una serie de cuatro volúmenes con un nombre sospechosamente parecido al producto que hoy reseño y que supone una mejora y actualización sustancial del mismo, editada con gran lujo y con idea de ofrecer un producto funcional y útil. Ésta era la forma correcta de hacer las cosas, y ésta era la serie que Ediciones Zinco debió haber traducido —aunque hubiera sido en otro formato más asequible. Más adelante reseñaré Encyclopedia Magica, para que veáis las diferencias y para demostrar que TSR, cuando quería, podía publicar material insuperable. Desgraciadamente, hoy no estamos ante ese caso.


Edición


Arte


Contenido


Organización / Legibilidad


Utilidad 
 

3 comentarios:

  1. Hombre, a día de hoy que se puede tener en pdf gran parte de ese material de TSR igual un libro así es útil. En 1996 no creo, aunque siempre te podías inventar lo que hacía el objeto en base a su precio y su nombre.

    ResponderEliminar
  2. Visto así, hoy puede tener su utilidad. Estaría bien que la versión electrónica que vende Wizards of the Coast fuese un OCR y no un mero escaneado, para poder hacer búsquedas cómodamente:
    http://www.drivethrurpg.com/product/17397/The-Magic-Encyclopedia-Volume-I-2e?it=1

    Lo realmente interesante sería hacer un "Lomion"; pero de Objetos mágicos, Artefactos y Reliquias en lugar de Monstruos. Eso sí, a ver quién es el guapo que se lo curra, porque sería un trabajo de aficionados sin ninguna compensación económica (ya que Wizards of the Coast no va a ponerse a publicar ayudas para AD&D ni por asomo).

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Muy buen post, recuerdo que yo lo compré en mi tienda de rol y comics y cuando llegué a casa y me lo empecé a leer con mi hermano nos dimos cuenta que este libro tan sólo era un índice de referencia a otros libros de dungeons and dragons e inmediatamente fuimos a la tienda a devolverlo del timo que nos pareció.

    Un saludo

    ResponderEliminar