jueves, 4 de mayo de 2017

Original Forgotten Realms (I de II)


En las fotos que he realizado para esta serie de artículos, he querido mostrar todo el material oficial de Forgotten Realms (Reinos Olvidados) publicado por TSR para la primera edición de AD&D, el cual apareció solamente durante los años 1987 y 1988, periodo en el cual los Reinos tomaron forma de la mano de Jeff Grubb en base a lo ideado por Ed Greenwood en los años 70 y 80, y al material publicado en la revista Dragon. Por desgracia, no pudimos ver traducidos al castellano ninguno de estos productos, ya que Zinco iniciaría su incursión en el mundo de D&D varios años después de la salida en Estados Unidos de la segunda edición avanzada.

Pese a que Reinos Olvidados recibió (¿o quizá sufrió?) un auténtico aluvión de productos para AD&D 2ª Ed., el catálogo para AD&D 1ª Ed. es mucho más contenido. En EnWorld hay colgada una útil lista para coleccionistas donde puede verse la trayectoria completa del setting. Pese a que tiene algún fallo (FR6: Dreams of the Red Wizards y OA5: Mad Monkey vs. The Dragon Claw son para 1ª Edición en lugar de para 2ª), sirve perfectamente a los propósitos de esta serie de artículos: analizar el material original que se publicó para Reinos Olvidados e intentar descubrir sus puntos fuertes. Por ese motivo, he querido hacer un paralelismo entre el nombre que la comunidad le ha dado a la primera edición de D&D —Original D&D u OD&D— y el título del artículo.

En el listado encontramos tres cajas, la mítica "caja gris" de 1987 que detalla el escenario de campaña (es la caja llamada Campaign Set; cuidado, no confundirla con el Vademécum que editó en España Zinco en 1993 y que pertenece a AD&D 2ª Ed., ya que ambos productos comparten una misma ilustración de portada pero difieren ampliamente en contenido) y que apareció un mes después de la publicación de la novela de Douglas Niles Darkwalker on Moonshae, el City System (una caja de aventuras urbanas que describe una Aguaprofunda tan sólo ligeramente conectada a los Reinos), y la caja que detalla la parte oriental de Faerûn, Kara-Tur: The Eastern Realms —recordemos que Kara-Tur había sido integrado dentro de Reinos Olvidados con la aparición de la caja gris, pero su origen radica en el libro Oriental Adventures de 1ª Edición.




Pese a que AD&D 1ª Ed. es la reina de los módulos, la tardía aparición de Reinos Olvidados —tardía teniendo en cuenta que AD&D nace en 1977— hizo que tan sólo cinco módulos viesen la luz para dicha edición bajo el sello Forgotten Realms; y, de esos cinco, muchos tienen varias características que los convierten en auténticas rarezas. I14: Swords of the Iron Legion es el último módulo de la serie Intermediate y contiene ocho escenarios, incluyendo tres batallas para Battlesystem. H4: The Throne of Bloodstone también incluye reglas para utilizarlo con Battlesystem; además es la última entrega de la saga de cuatro módulos ambientada en Vaasa, The Bloodstone Pass. Tiene el dudoso mérito de ser la aventura de mayor Nivel jamás publicada para D&D (es para Niveles 18 a 100), y es la única de la saga que oficialmente forma parte de Reinos Olvidados (las tres entregas anteriores carecen del logotipo del escenario, pero los aficionados admitimos que pertenecen de facto a Reinos ya que a partir de H3: The Bloodstone Wars la acción se ubica en Vaasa).


Las rarezas en cuanto a módulos continúan con FRC1: Ruins of Adventure, una aventura basada en el juego de ordenador de SSI Pool of Radiance y en la novela del mismo nombre. Ruins of Adventure presentaba varios desafíos sitos en las inmediaciones de la ciudad de Phlan y contenía información que ayudaba a resolver los problemas y rompecabezas del juego de ordenador. OA5: Mad Monkey vs. The Dragon Claw es la única entrega de la serie Oriental Adventures para AD&D 1ª Ed. que pertenece explícitamente a Reinos Olvidados —posteriormente aparecieron las entregas 6 y 7 con el logotipo de Reinos Olvidados, pero lo hicieron bajo el reglamento de 2ª Edición. El último módulo que me resta comentar es N5: Under Illefarn y, junto con la anterior entrega de la serie (N4: Treasure Hunt), son las únicas aventuras de D&D que permiten ser jugadas con Personajes de Nivel 0 —es aquí de donde cogen inspiración los «embudos» de Clásicos del Mazmorreo. 




REF5: Lords of Darkness es el único suplemento de carácter generalista que vió Reinos Olvidados bajo el reglamento de AD&D 1ª Ed. Su contenido consiste en Encuentros y mini-aventuras con muertos vivientes, por lo que puede ser fácilmente transportado a cualquier otro entorno de campaña. Los aficionados españoles a d20 y D&D 3.x notarán cierta familiaridad con el título del suplemento, ya que fue utilizado en un suplemento de Reinos Olvidados para la versión 3.0, pero su contenido es muy diferente.


Por último, encontramos los seis primeros números de la serie FR, una línea de suplementos dedicada a describir con alto grado de detalle distintas localizaciones de Faerûn. El contenido geográfico de la caja gris se ve ampliado con información abundante sobre El Norte, la Costa de la Espada, las Islas Moonshaes, Calimshan, Amn, las Montañas del Espinazo del Mundo, Thay y un largo etcétera —en general aparecen muchas de las localizaciones hoy en día más famosas y carismáticas del Oeste del continente. La excepción a la norma se da en FR4: The Magister, dedicado principalmente a la magia, los Conjuros y los Objetos mágicos. Grandes autores como Greenwood, Niles, Haring ¡e incluso Steve Perrin y Paul Jaquays! se encargaron de dar vida a estas útiles adiciones para el setting. A partir del número siete, la serie FR pasaría a editarse bajo AD&D 2ª Edición.




Resumiendo, la lista completa y corregida de material oficial de AD&D para Reinos Olvidados es la siguiente:
Hay que indicar que existe material publicado antes de julio de 1987 al que posteriormente se le ha relacionado con Reinos Olvidados —pese a no haber aparecido oficialmente para el escenario. Es el caso lógico de las tres primeras entregas de la serie The Bloodstone Pass, de Oriental Adventures y la serie de módulos relacionada OA, y del compañero de Under Illefarn (Treasure Hunt); pero también es el caso de la serie de módulos de ambiente egipcio I3, I4 e I5 (que al resultar compilados bajo el nombre de Desert of Desolation —del cual ya hablé en esta entrada—, pasaron a ser compatibles con Reinos Olvidados). También es el caso de DQ1: The Shattered Statue, un módulo de 1988 compatible tanto con Dragonquest como con Reinos Olvidados pero que se publicó en forma de producto genérico.

Y aquí acaba el proceso de presentación y catalogación del material de «Original Forgotten Realms». En la siguiente entrega de esta línea de artículos hablaré de cuáles son los puntos clave presentados en la versión de Reinos Olvidados más «pura y cristalina», sin interjecciones; e indicaré cómo a día de hoy podemos rescatar esa esencia y tratar de incluirla en nuestras partidas.

6 comentarios:

  1. Pues deseando estoy ver esa segunda parte del artículo, ya que mi opinión es que el material que se sacó para segunda edición supera al de la primera, y me remito al City Sistem vs Waterdepp City of Splendor, al Waterdeep and the North vs The North o a las propias aventuras. Aunque he de decir que Under Illefarn la he jugado y me parece magnífica.

    ResponderEliminar
  2. No quiero adelantar acontecimientos, pero una de las conclusiones de la segunda parte va en esa línea... sobretodo a la hora de comparar módulos de una y otra edición. A mi gusto, lo mejor de AD&D 1 en Reinos son los suplementos de la serie FR y los libretos de la caja gris.

    De todas formas, más que hacer una comparativa con otras ediciones, el siguiente artículo intentará extraer los conceptos importantes que Greenwood y sus colaboradores incluyeron en el escenario durante su arranque. En lugar de centrarme en comparar, quiero hablar de las cosas que se han perdido por el camino, que hemos dado por supuestas o que han pasado a ser "vox populi" sin ser del todo ciertas... Para ello estoy usando un libro que salió durante el ocaso de 4ª Edición, a ver si adivinas cuál es, jejeje...

    ResponderEliminar
  3. No, me refería a Ed Greenwood Presents: Elminster's Forgotten Realms :)

    ResponderEliminar
  4. Excelente.

    Espero con ansias el siguiente post.


    Gracias!

    ResponderEliminar